So here is how our adventure starts.

 

We are three friends from Madrid doing an exchange year in Taichung (Taiwan) and we wanted to take the advantage of being in Asia to travel around the continent before going back to Spain.

Cambodia was relatively close to us, it had been recommended by a lot of people, and above all, we had a very good friend who was living there and spoke to us wonders about the country.

We started our journey by the capital, Phnom Penh. This is because it was the cheapest flight option, more so than Siem Reap, which is in the North of the country.  This was our itinerary:

 

Days 1 to 3 – Phnom Penh

Bus from Phnom Penh to Siem Reap with Golden Bayon Express – 9$. Book here.

Days 3 to 6 – Siem Reap

Bus from Siem Reap to Phnom Penh with Virak Buntham Express Sleeping bus- 9$. Book here.

Bus from Phnom Penh to Kampot with Champa Mekong– 7$. Book here.

Days 6 to 8 – Kampot

Bus from Kampot to Sihanoukville with Champa Mekong – 6$. Book here.

Ferry from Sihanoukville to Koh Rong (Return) with Speed Ferry Cambodia -20$. Book here.

Days 8 to 10 – Koh Rong

Ferry from Koh Rong to Koh Rong Samloem – 5$ with Speed Ferry Cambodia. 

Days 10 to 12 Koh Rong Samloem

Ferry from Koh Rong Samloem to Sihanoukville – with Speed Ferry Cambodia. 

Bus from Sihanoukville to Phnom Penh with Golden Bayon Express – 9$. Book here

 

So this blog will be about the experience of three Spanish girls backpacking through Cambodia for 12 days. Our itinerary had been advised by our friend living in Phnom Penh, so we trusted him to make the good decision. We have split this blog in 4 different chapters, one for each destination.

 

Days 1-3: Visiting Phnom Penh

 

First day

 

Once we landed in Phnom Penh and just after going through arrivals, we found many locals trying to get our luggage to take us to our guesthouse: the first one started by 9$, the second one the same, and finally the third one agreed to 8$, which was the price advised by our friend. The most used transport in Cambodia is the Tuk Tuk, there were taxis too, but as they were more expensive and less authentic, we went ahead with our Tuk-Tuk to our guesthouse. It took us 40 minutes for 8 USD, but when the journey was around 10 minutes, never above 3 USD. To sum up, Tuk-Tuk is highly recommended.

Visiting Phnom Penh

 

We stayed at Base Villa Hostel, also recommended by our friend. For 5$ the night, it was all we needed! The vibe was awesome and had a very cool salt water swimming pool. It is located in street 222. As a note, I wanted to say that visiting Phnom Penh is very easy, as the city is not hard to navigate through. All the streets are named after numbers, and they are usually somewhat consecutive numbers. So, if you are in Street 220 and you have to go to Street 228, you know is just two or three blocks down.

 

Visiting Phnom Penh

When we arrived at Phnom Penh it was early in the morning, so we started our visit right away. We were told that the city could be seen in a couple of days, and it was true. The capital is a super cool city, and as such it is definitely worth a visit. Since all of the must-see are located pretty much close to each other, you can see the city from top to bottom in only two days.

 

We took the streets from Independence Monument and up to Riverside towards Wat Phnom. The walk up the side of the river is a blast! You see the Silver Pagoda, Royal Palace and the National Museum. This area is filled with locals hanging about and is the best way to get a taste of what local life is in Phnom Penh. Also, we were pretty lucky with the weather, as even if it was rainy season (September), we didn’t get any rainfall when we were there. Once we got to Wat Phnom, we were done with our walk. We then stopped at Central Market for lunch. This is one of the markets in Phnom Penh that you have to visit, together with Russian Market, Night Market and the Old Market.

Blog 4

 

After dusk, (sunset is at around 6PM), we went to the “Eclipse Sky Bar” in Phnom Penh Tower. It is located in Monivong st. close to the crossing with Sihanouk Blvd and it’s one of the best places to see the city from a rooftop. Access is completely free and you have no obligation to consume. We went there at night, but we are sure that it must look amazing on the day too.

 

Visiting Phnom Penh

 

 

Second day:

 

 

We started our morning by going to the Killing Fields, one of the most important cultural sites of the city, where you can learn more about the horror of the Cambodian Genocide under the Khmer Rouge. We took a Tuk Tuk for $10 for return, and the driver waited for us outside while doing our visit to take us back to our hostel. It was a 40 minutes ride, probably way faster with a motorbike, and the visit lasted for about one hour and a half. The audioguide, similarly to what we had heard about Tuol Sleng, was very well done and very recommendable for anyone visiting the Killing Fields. It was available in an endless number of languages. The place is a bit striking and disturbing, with large evidence of that went on in Cambodia during its dark years. However, we were happy to learn more about the history of Cambodia and see how much better it is doing now.

 

We had lunch in Base Villa and then spent our afternoon at the Russian Market, undoubtedly our favourite in the city. Completely authentic Cambodian market, while also a little surreal. For dinner, we went to Chinese Noodle. A very truly Asian place just on Monivong, next to Bayon Bakery. All of our expat friends had said they were the best fried noodles in Phnom Penh, and my god they were right! Also, as we were on a very tight budget, eating for 2.5$ made us very happy.

 

Visiting Phnom Penh

 

This put an end to our two days of visit to Phnom Penh, we would only be back the evening before our flight back to Taiwan, to experience the capital’s nightlife!

 

After visiting Phnom Penh, we departed to Siem Reap the morning of the third day. You can read about that in the second chapter of our story here.

 

 

 

This blog was translated from Spanish, from our CamboTicket travellers Paula, Ana and Verónica. For our Spanish speakers, please find the original version below:

 

12 días en Camboya…

Aquí empieza nuestra aventura, nuestro primer viaje y nuestro primer destino.

Somos tres amigas de “Erasmus” en Taiwan, y desde Madrid, ya teníamos la idea de viajar por Asia con la excusa de aprovecharnos de vuelos más cortos y más baratos en comparación con España.

Camboya nos pillaba relativamente cerca, también era uno de los destinos que más nos habían recomendado, y sobre todo, teníamos un amigo viviendo allí que nos lo pintaba todo bastante fácil y espectacular.

Empezamos en la capital camboyana, Phnom Penh. Decidimos empezar por ahí, básicamente, porque era la opción de vuelo más barata, hay otro aeropuerto en el norte de Camboya, Siem Reap, pero a nosotras desde Taipei nos resultaba más caro.

 

Primer Día

Una vez aterrizadas en Phnom Penh, nada más salir del aeropuerto, nos encontramos con mil locales intentando hacerse con nuestro equipaje para luego llevarnos al hostal: el primero empezó por $9, y los dos siguientes también, pero por fin encontramos a uno que nos llevaba por $8 (precio que nos habían recomendado anteriormente). El transporte más usado en Camboya se llama Tuk-Tuk, y aunque también había taxis, eran más caros y menos auténticos, así que el Tuk-Tuk fue lo que nos llevó al hostal y lo que hemos estado usando durante todo el viaje. Un Tuk-Tuk de 40 minutos, como fue el del aeropuerto, nos costó $8, pero cuando los trayectos rondaban los 10 minutos, el precio nunca superaba los $3, en resumen, Tuk-Tuk súper recomendable.



Cuando llegamos al hostal, nos sorprendimos para bien! se llamaba Base Villa y estaba en la Street 222. Así como apunte, tengo que decir que se trata de una ciudad súper fácil para moverse y no perderse! Las calles se estructuran por números y si por ejemplo, quieres ir a la 222 y estás en la 220, sabes que te queda poco para llegar. Volviendo a nuestra sorpresa del hostal, decíos que fue, porque por 5€ la noche, no esperábamos gran cosa! Se trataba de una habitación mixta compartida con 10 literas y un cuarto de baño, también compartido. Lo mejor de todo fue que no tuvimos que compartir con nadie, porque tuvimos la suerte de que no hubiera otros clientes! Además, todo estaba impecable, el servicio era estupendo y sobre todo, muy muy agradable! Lo único, para poner alguna pega, es que las toallas que nos dieron estaban bastante manchadas y las bajeras tenían algún que otro agujero, pero de verdad, que todo lo demás lo compensaba! También tenía un bar (comida rica, barata y  además occidental), piscina (es de sal, para los más pijos), futbolín, mesa de billar, por supuesto, servicio de wifi gratuito para así poder organizar mejor “el turisteo”.

Cuando llegamos a Phnom Penh, era pronto por la mañana, por lo que cogimos un mapa de recepción y nos pusimos manos a la obra. Veníamos avisadas de que en Phnom Penh con dos días es suficiente para visitar la ciudad, y no perdían razón! Es una ciudad muy chula, y como capital, merece ser visitada, pero como todos los “must to see” de la ciudad estaban relativamente cerca, en un día y medio de “intensidad turistera alta” tienes más que de sobra para conocerte la ciudad de arriba abajo.

El primer día todo lo hicimos caminando, porque aunque el Tuk-Tuk fuera muy barato, andar siempre iba a serlo más, y además, nos parecía más interesante. Desde el hostal fuimos pateándonos la ciudad Portland zone de Riverside (Sisowath Quay) con destino al Wat Phnom, y por y el camino hicimos breve visita por  los “must” de Independence Monument, Silver Pagoda, Royal Palace, Cambodia Vietnam friendship monument y el Museo Nacional. Son breves visitas, porque amigos nuestros que habían estado, nos lo recomendaban ver todo por fuera pero no por dentro, pues en el palacio real sigue viviendo el actual rey, y nos decían que “no había nada” y que en el museo nacional, aunque fuera el único de Camboya, estaba “mal cuidado y lleno de estatuas sin más”.

Lo que os podemos recomendar sin duda, es el paseo por la orilla del río! se puede decir que aunque sea la zona más turística, es un paseo súper agradable! Además, nosotras con el tiempo tuvimos mucha suerte, nos hizo muy bueno  dos días de dos, no nos llovió, aunque fuera época de lluvias (septiembre) y ni la humedad ni el calor fue tanto como esperábamos, todo esto hizo de nuestro paseo por el río una experiencia 10. Cuando ya llegamos al Wat Phnom nos dimos por satisfechas, e hicimos parada a comer en Central Market, uno de los cuatro mercados que hay que ver, aparte del Russian Market, el night Market y el Old Market.

Ya entrada la noche (atardecía sobre las 18:00h) fuimos al “Eclipse Sky Bar” situado en la torre de Phnom Penh, es posiblemente el edificio más alto de la ciudad y tiene unas vistas, mucho más que espectaculares, de la capital Camboyana! El acceso es totalmente gratuito y no tienes la obligación de consumir, es una terraza al aire libre, donde si de noche nos pareció increíble, de día o con el atardecer tampoco dejaría que desear.

Segundo Día 

Nos quedaba alguna cosilla por visitar, pero no mucho! Empezamos por la visita al campo de concentración Killing fields, allí fuimos en un tuk-tuk que nos cobró $10 por llevarnos (40 mins de ida), esperarnos allí durante la hora y media que duró la visita guiada, y traernos (otros 40 mins de vuelta), increíble pero cierto, ya os advertí que los Tuk-Tuk eran el transporte ideal! En cuanto a la visita a este campo, decíos que nos decepcionó un poco, porque aunque aprendimos de la historia de Camboya y del dictador causante de todo el desastre, &Pol Pot&, nos dio un poco la sensación de estar paseando durante hora- hora y media leyendo carteles y escuchando el audio. Es verdad que existían algunas pruebas físicas del horror que te impresionaban bastante, y también, que el audio guía por solo $6 (en casi todos los idiomas) estaba muy a la altura, sin embargo, el estar tan lejos hizo que para nosotras no mereciera tanto la pena. Eso sí, gracias a esta visita, aprendimos mucho más de la historia de Camboya de lo que sabíamos.

Después de esta visita, nos fuimos a comer a nuestro hostal Base Villa, pues  como os he dicho antes, la comida estaba muy rica y era de tipo occidental, imprescindible para que una de mis amigas pudiera tener varias opciones a elegir entre la carta. Además, aunque siempre resulte más barato comer en la calle, no suele ser lo más recomendable, por lo que comiendo en este tipo de sitios uno se siente más seguro. Tampoco os vayáis a pensar que fue caro, mis amigas comieron por $4 cada una y yo por $6 quedándonos llenas e incluyendo bebida.

Después de comer, el tiempo amenazaba con llover, y en Phnom Penh, cuando llueve, llueve fuerte, igual durante media o una hora, pero fuerte! Por eso, optamos por quedarnos un rato en el porche de Base Villa tomando algo. A medida que pasó el rato, el cielo dejó de tener pinta de llover, y como tuvimos tanta suerte, al final no cayó ni una gota hasta bien entrada la noche. Gracias al tiempo, pudimos ir caminando (dando un paseo bastante largo pero agradable) al Russian Market; este fue el mercado preferido de las tres, donde todo nos pareció surrealista a la vez que auténtico.

Una vez pateado el mercado, nos fuimos a cenar a un restaurante llamado Chinese Noodles, era un sitio muy local y nada que ver con la cocina occidental, aun así, era un sitio recomendado por españoles, donde conseguimos llenarnos por tan solo $2,50.

Después de aquello, dimos por finalizada nuestra visita a Phnom Penh! Ya solo volveríamos al final del viaje para coger el avión e igual experimentar la noche nocturna.

 

Categories: Traveler memoirs

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *