This blog is part 4 of 4 of the experience of Paula and her two friends travelling Cambodia in 12 days. For Part 3 in Kampot, click here. For part 1 in Phnom Penh, click here.

Days 7-12: Koh Rong and Koh Rong Samloem

 

Seventh Day

 

Sihanoukville is a big coastal city where all the ferries to the Cambodian islands of Koh Rong and Koh Rong Samloem depart from. If we had more time we would have stopped to visit but we were on a tight schedule to get to the islands!

 

We took the ferry from Serendipity Pier with the company Speed Ferry Cambodia.

 

Ferry Company: Speed Ferry Cambodia

Route: Sihanoukville to Koh Rong

Departure Time: 11.00

Length of Journey: 1h 20mins

Price:  20$ (Return)

Book here.

 

They told us it would take around 45 minutes but it ended up being around 1 hour 20 minutes. The boat was really big, comfortable… could be any Spanish Ferry easily. This ferry was also booked from CamboTicket, which was cheaper than the price given by the company itself.

Koh Rong and Koh Rong Samloem

 

Once in Koh Rong we had to drag our wheeled suitcases through the beach until we reached out hostel, Monkey Island. The receptionist was a super cool guy, he seemed like a backpacker that never left. His parents are probably looking for him…

 

Koh Rong has a lot of life, with a lot of places to have a beer or a drink for cheap prices. Beware of mosquitoes though! In the islands there is a lot! That night we had a drink in the lively area, and then went back to Monkey Island where there is also a lot of movement at night.

 

Eighth day

 

Our eight day can be summarised as a day of complete relaxation and chilling. We spent the whole morning in the beach, and even though it was cloudy the sun was very strong, so we got very tanned in a very short time. If you don’t put sunscreen from time to time you will end your day burnt like a crab!

 

Koh Rong and Koh Rong Samloem

 

In the afternoon we hiked to 4K beach, which was a 30 minute – walk through the jungle. The way there was very pleasant and fun, we were walking though the wilderness seeing all the different trees and exotic bungalows. The accommodation here looked very high quality and completely immersed in the wildlife in the jungle. However, it seemed expensive and they were a bit far from the buzzing part of Koh Rong.

 

We went back before it was dark and then hung out at the Sky Bar, that has amazing views of the island and the sea. We went home early as we had to wake up early to take the 8AM ferry to Koh Rong Samloem.

We really enjoyed Koh Rong and we recommended as a mandatory stop if you are visiting Cambodia.

 

NINTH DAY

 

We decided to wake up early and take the 8AM ferry (as opposed to the the 12 PM) was to enjoy a full day in Koh Ronh Samloem. It takes around 1 or 2 hours from one island to the other and we wanted to have some time to enjoy our morning.

 

The ferry from Koh Rong to Koh Rong Samloem cannot be called a ferry in any way: it was a tiny little boat that the locals used to transport cargo. It was only 5$ so we were more than happy to take it. It was also from the company Speed Ferry Cambodia, all wooden and colourful. It was the only trip that we could not book on CamboTicket, so we had to book it there directly.

 

When we got to Koh Rong Samloem, an incredibly beautiful beach, we had to wait around one hour for another boat to take us to our hostel, the Mad Monkey. It was a private beach hostel which you couldn’t reach by foot. This boat was free of charge and took 10 minutes.

 

Once we reached the Mad Monkey, we were surprised by its location, as all bungalows were surrounded by a private beach. Not only was there no Wi-Fi, but also no phone signal, so the disconnection was TOTAL. The price of the bungalow was a bit higher than we were used to pay in our trip in Cambodia, and the food and drinks at the hostel were a little overpriced. We also liked “Saracen Beach” better than the beach that we had at the Mad Monkey, where we were dropped off in the morning.

 

Koh Rong and Koh Rong Samloem

Once we settled in the hostel, we chilled the whole afternoon in the private beach, by the swings and the loungers y the sea. The sunset in this place was incredible! At nighttime, there were many fun games for the hostel customers, some with alcohol some not, but the fun night was guaranteed.

 

TENTH DAY

 

The next morning, we woke up with no rush, and spent our whole day at Saracen Beach. We took one of the boats from the Mad Monkey at midday. At Sarracen Beach there were a lot of places to eat, as well as Wi-Fi in some of the restaurants in case anyone needs to reach out to shore.

 

Koh Rong and Koh Rong Samloem

 

After spending the day in the main beach, we went back to the Mad Monkey and then participated again in their fun night games. There was also a show put up by the bartenders with a lot of fire and juggling.

 

Koh Rong Samloem can be defined as a not very touristy island and a lot more calm than Koh Rong. You have to come with the mentality to relax and enjoy a nice time.

 

ELEVENTH DAY

 

Our Cambodian adventure was coming to an end. Our day was going to consist in travelling a lot. We took the ferry from the Mad Monkey to Koh Rong Samloem, and then the 12PM boat to Sihanoukville.

When we reached the shore, we took the bus with Golden Bayon (our favourite company) to Phnom Penh, where we had our return flight to Taiwan the next morning.

 

Bus Company: Golden Bayon Express

Route: From Sihanoukville to Phnom Penh

Departure Time: 2.30PM

Length of Journey: 3.5 hours

Price: 9$

Book here.

 

The bus was comfortable, spacious and had both Wi-Fi and air conditioning, but even if the buses from this company were our favourite bus in Cambodia, we didn’t especially enjoy this trip. The driver was very fast and a bit of out of control, and most of all, he stopped many times on the way to drop off many of the passengers.

 

We reached Phnom Penh late at night and once there, we had dinner at a local restaurant. Then we had drinks at the rooftop of the Happy 11, which is very famous among expats. We were anxious to try the nightlife of Phnom Penh, so we went out to the Love club and to Pontoon. It was an awesome night, proven by the fact that we reached home at 7AM.

 

TWELFTH DAY

 

Unfortunately, all good things come to an end.

 

At 9AM who arranged our Tuk Tuk driver to take us to the airport (it’s pretty much a closed price). The airport is very far from the city centre, so you have to calculate your times properly to avoid surprises.

 

It was an incredible trip and an outstanding destination. We would each recommend it 100% and would repeat for sure.

Koh Rong and Koh Rong Samloem

 

This blog was translated from Spanish, from our CamboTicket travellers Paula, Ana and Verónica. For our Spanish speakers, please find the original version below:

 

Séptimo Día

 

Sihanoukville era un pueblecito costero desde donde salían la mayoría de los ferris con destino a las islas, como ya nos habían avisado, no había mucho que hacer, se trata de un pueblo costero que solo lo recomendamos para dar alguna vuelta y coger los ferris dirección las islas, cosa que hicimos nosotras.

 

El ferri, de la compañía “Speed Ferri”,  era con destino a la isla de Koh Rong, nos dijeron que tardaría 45 minutos pero no llegamos hasta 1 hora y 20 después, y el de vuelta fue igual! Así que si os dicen que se tarda 45 mins, no os lo creáis! Aparte de eso, el ferri podía ser como cualquier ferri español: grandecito, espaciado y con asientos cómodos. Recordaos también, que el ferri también fue contratado cómodamente a través de Camboticket.

 

Una vez en Koh Rong, nos bajamos en la playa y fuimos caminando por la orilla hasta nuestro hostal: Monkey Island. El hostal estaba literalmente a 5 minutos caminando, pero para nosotras fue algo más que eso, resultó ser una auténtica aventura! pues en vez de macutos, llevábamos maletitas de mano, por lo que tuvimos que cargarlas, o incluso arrastrarlas por la playa (cero recomendable). Una vez aterrizadas en Monkey Island, nos recibió un chaval súper enrollado y nos llevaron a nuestro bungaló, éste iba a ser privado y con su propio baño pero desgraciadamente, el baño estaba bastante asqueroso y las sábanas un poco sucias. Por lo demás, el restaurante y la ubicación eran bastante buenas y tenían wifi en la zona común.

 

Después de instalarnos en el bungaló, fuimos a dar una vuelta por todos los restaurantes de la  zona y así escoger uno para cenar, el preferido por las tres fue uno que se llamaba “Elephente” y que tenía toda la carta súper barata, aparte de unos milkshakes buenísimos.

 

 

Koh Rong es una isla con muchísimo ambiente y con muchos lugares donde tomarse una cerveza o incluso una copa barata. También importante tener en cuenta el tema de los mosquitos, pues tanto en esta isla como en la siguiente, va a haber muchísimos!!

 

Después de cenar, nos dimos una vuelta por la zona de ambiente y luego fuimos a Monkey Island, donde también suele haber mucha gente para pasar una velada agradable.

 

Octavo Día

 

El octavo día se puede resumir básicamente como un día de relajación y chill en toda regla. Nos levantamos por la mañana, sin madrugar absolutamente nada, y después de desayunar un shake en nuestro querido Elephente, nos fuimos a la playa a tomar el sol, que aunque pareciera que estaba todo el rato nublado, el sol pegaba fuerte y se cogía color bastante rápido. Como recomendación, decíos que era necesario echarse crema cada poco tiempo, o de lo contrario, acababas abrasada.

 

 

Después de esa mañana chill tomando el sol, fuimos a comer a uno de los puestecillos de comida local que había por Koh Rong, este puestecillo no tenía ningún nombre en concreto porque se trataba de un puesto 100% local con una persona de no habla inglesa al mando. Nuestro pedido fue de un Dumping (bollito de pan relleno de huevo, verduras y carne) cada una. Tan solo costaba $0.75 y que si además de postre lo acompañabas con un mango shake de $1 del “Elephente” terminabas más que satisfecha por un precio muy económico.

 

Después de nuestro rico manjar, decidimos irnos de excursión a una playa que se llamaba 4k beach y que estaba a 30-40 minutos de distancia caminando. El camino hasta allí fue bastante agradable y entretenido, pues íbamos por en medio de una jungla viendo los distintos bungalós que habían por la zona. Había algunos bungalós chulísimos que estaban colgados de los árboles y que tenían un pintón! Aunque también es verdad, que pintaban ser más caros además de estar alejados de toda la zona del ambiente.

 

Después de esta excursión y antes de que anocheciera (sin luz hubiera sido difícil volver), volvimos a nuestro área y repetimos nuestro plan de cena y salida a tomar algo por toda la zona de los hostales, bares y chiringuitos. Esta vez nos estuvimos hasta muy tarde porque al día siguiente cogíamos el ferri a las 8:00 am dirección Koh Rong Sanloem.

 

Koh Rong fue un destino que nos encantó y que lo recomendamos como parada obligatoria si visitas Camboya.

 

Noveno Día

 

La decisión de madrugar y coger el ferri de las 8:00 am en vez de el de las 12:00 pm (solo existen estas dos opciones) la tomamos para no desaprovechar el día, pues si cogíamos el ferri de las 8:00 am, contando con que tardan alrededor de una o dos horas, no llegaríamos al destino final hasta las 11:30-12:00, pero si cogíamos el de las 12:00 pm no íbamos a poder aprovechar la mañana en ninguna de las dos islas ya que a Koh Rong Sanloem no íbamos a llegar antes de las 15:00h.

 

El ferri que cogimos de Koh Rong a Koh Rong Sanloem, no se puede llamar ferri de ninguna manera, éste nos costó solo 5 dólares pero era un barquito que los locales mismos utilizaban para transportar mercancías de un lugar a otro. Los asientos eran dos banquitos de madera, uno a cada lado del barco, y no estabas a cubierta. Este barco también era de la compañía Speed Ferri pero lo tuvimos que comprar en el momento, pues fue el único trayecto que no contratamos a través de Camboticket.

 

Cuando llegamos a la playa de Koh Rong Sanloem, una playa maravillosa y espectacular, tuvimos que esperar aproximadamente una hora a que nos viniese a recoger otro barquito privado del hostal en el que nos íbamos alojábamos: Mad Monkey, pues se trataba de un hostal con una playa privada al que no se podía acceder caminando. Este barquito era gratis y no tardaba más de 10 minutos.

 

Una vez llegadas a Mad Monkey, quedamos sorprendidas por la ubicación, pues todos los bungalós estaban rodeados por una playa privada alrededor. En Mad Monkey no solo no había wifi, sino que había tampoco señal de móvil, por lo que fue un lugar de desconexión total! El precio del bungaló era más caro en comparación a los que habíamos estado pagando en Camboya, y probablemente desde nuestro punto de vista, no mereciera la pena, pues los precios de los menús del hostal eran también bastante caros, y aunque la playa privada fuera chula, era bastante pequeña e inferior a la “Main beach” de Koh Rong Sanloem donde nos había dejado el primer ferri.

 

Una vez instaladas en Mad Monkey, decidimos relajarnos y pasar la tarde en su playa privada, y en los distintos columpios y hamacas que se encontraban en medio del mar. El atardecer en este lugar fue espectacular! Y una vez entrada la noche, se organizaban juegos divertidos para todos los clientes del hostal, unos asociados con el alcohol y otros no, sin embargo, que la noche fuera divertida estaba totalmente asegurado (siempre que tuvieseis dinero y asumierais que no era un sitio barato).

 

Décimo Día

 

A la mañana siguiente, sin madrugar ni un poquito, decidimos coger uno de los barquitos que Mad Monkey proporcionaba gratis para pasar el día en la playa principal de Sanloem, pues una tarde en la playa privada de Mad Monkey la veíamos como mucho más que suficiente! Cogimos por tanto el barquito de las 11:40 am y pasamos el día en la playa principal. Fue la playa preferida de las tres y además tenía algún que otro sitio agradable para comer. En esta playa además, los chiringuitos sí que tenían wifi en el caso de que se necesitase.

 

 

Después de pasar el día en la gran playa, cogimos el barquito de Mad Monkey a las 17:00h y volvimos de vuelta a casa, una vez allí, volvimos a ser partícipes de los distintos juegos organizados por las personas del hostal y disfrutamos de una noche bastante divertida. Además, esa noche hubo un espectáculo de fuego en el que todos los camareros nos sorprendieron con malabarismos de bolas de fuego.

 

Koh Rong Sanloem se puede definir como una isla muy poco turística y mucho más tranquila que Koh Rong. Aquí hay que ir con la mentalidad de relajarse y disfrutar de un tiempo tranquilo y agradable.

 

Undécimo Día

 

Nuestro viaje a Camboya iba llegando a su fin. Este día once fue un día de viajar, viajar y viajar. Primero, tuvimos que coger el barquito privado de Mad Monkey a Sanloem, después, cogimos el ferri de las 12 pm a Sihanoukville y una vez ahí, cogimos el autobús de la compañía Golden  Bayon (nuestra favorita) a Phnom Penh, donde al día siguiente cogeríamos el avión de vuelta a Taiwan. El autobús a la capital era cómodo, espaciado, y contaba tanto con wifi como con un buen aire acondicionado, sin embargo, aunque los autobuses de esta compañía hayan resultado nuestros favoritos durante nuestro paso por Camboya, el conductor de este autobús en concreto, no nos gustó especialmente. El conductor iba bastante rápido y descontrolado, y sobre todo, paro sin exagerar como 20 veces para ir recogiendo y dejando a gente local que creemos que serían sus familiares y amigos. Esto hizo que un viaje que iba a ser de 3 horas y media pasara a ser un trayecto de aproximadamente 5 horas.

 

Dejando a un lado la mala experiencia con el autobusero, conseguimos llegar a Phnom Penh bien entrada la noche, una vez ahí, nos fuimos a cenar a un restaurante local y muy rico por $1 persona y luego a tomar unas copas a una “roof top” conocida de la zona. Después, con ganas de conocer la vida nocturna de la capital, fuimos a dos discotecas recomendadas de la zona: Love y Pontoon. Fue una noche divertida y lo corroboro diciendo que acabamos a las 7 de la mañana.

 

Duodécimo día

 

Desgraciadamente, todo lo bueno se acaba y por eso Camboya se acabó.

 

A las 9:00 am habíamos quedado con un Tuk-tukero para que por $8 nos llevase al aeropuerto (es un precio prácticamente cerrado). El aeropuerto está bastante alejado del centro y hay que calcular con tiempo la hora de salida del Tuk-Tuk, pues sino, podemos tener una mala experiencia.

 

Ha sido un viaje increíble y un destino espectacular. Lo recomendaríamos cada una de nosotras al 100% y todas lo repetiríamos sin duda.

 

Categories: Traveler memoirs

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *